jueves, 2 de junio de 2011

¡Lo hemos conseguido!

Hasta hoy, España tenía el honor de ser reconocida por un país de bares y cafeterías. Cada ciudad, pueblo o barrio siempre tiene X comercios hosteleros de este tipo (donde X tiende a un montón).
Como bien digo, hasta hoy, que ha salido un estudio realizado por varias universidades y Funcas, que sostiene que el número de empleados en comercio, hostelería y reparación de automóviles (que venía siendo el mayor por número), ha sido alegremente superado por otro sector, que parece que es el único que no ha mermado con la crisis, sino más bien todo lo contrario.

Si, señores, parece mentira, cuando uno mira a su alrededor, sólo ve tiendas, pequeños comercios, bares, cafeterías y restaurantes...y aún así otro sector en la sombra tiene más empleados que todos esos que nos encontramos a pié de calle. El empleo público, los llamados funcionarios, ya son el primer sector de empleo en este país.

Ya alcanzan la increíble cifra de 3.186.000 trabajadores.

No voy a entrar a valorar si es mucho, poco, necesario, una tomadura de pelo, o idiosincrasia española...pero lo que si voy a valorar es que esta noticia, junto a otra que ya valoré en su momento que sostenía que la mayoría de los estudiantes españoles querían ser funcionarios, me parece que dice mucho de nuestro país.

Dice mucho sobre el nulo espíritu emprendedor, el nulo espíritu innovador que existe en este país.
Por mucho que se quiera hacer que España invierta en I+D+I, nunca lo conseguiremos con una mentalidad tan conformista, tan inmovilista y tan funcionarial.

Lo hemos conseguido, ya hemos pasado de ser el país de los bares a ser el país de los funcionarios.

No se si la culpa la tiene la mentalidad española en la eterna búsqueda de la estabilidad, o es la búsqueda del clientelismo político que genera empleo público en pro de ganar unos votos y enjugar los datos de desempleo o que somos incompetentes y poco eficientes en nuestro trabajo, lo que nos hace tener un volumen de funcionariado más elevado que otros países. Lo que si me queda claro es que debido al enorme déficit público existente hay que atajarlo ya...y me temo que no basta con un recorte del 5% de los salarios. Este exceso de carga laboral de lo público arrastrará las cuentas y las arcas del Estado, de las Comunidades Autónomas y municipales, hasta hacerlas insostenibles, como ya está pasando.

Habrá que buscar la famosa productividad...y habrá que empezar por los funcionarios. (Más que nada porque son más).

Estos datos me llevan a otra reflexión más dura aún...la sostenibilidad del sistema. (próximamente)

1 comentario:

  1. 3.186.000 trabajadores??? incluye eso a los politicos????

    ResponderEliminar